Web de Viajes y + | Sobre webdelviajero.com | Contacta con nosotros

volver a inicio

Destinos

Gastronomia

Ocio

Rutas monumentales

Rutas naturales

Viajes

DIRECCIONES INTERESANTES

Aplicaciones Online

Boletines Digitales

POSTs para Agencias

Notas de Prensa

Rincón de Noticias

Soluciones B2B

Canal Compras

Canal Comunicación

Canal Viajes

Canal Noticias

Canal Agencias

Canal NP

Canal Boletines

Canal Aplicaciones

Canal Información

webdelviajero en Facebook
LA TIENDA 902026372

Radio SonicSpace CD/MP3/SD/USB con altavoces 28W RMS en ibericshop.com
RADIO SONICSPACE CD/MP3/SD/USB CON ALTAVOCES 28W RMS EN NEGRO RADIO AM/FM CON LECTOR DE CD ...
volver a inicio
PLAZA PORTICADA DE LA ALBERCA (SALAMANCA)
No es casualidad que el pueblo en su conjunto haya recibido la denominación de Conjunto Histórico-Artístico en 1940. La belleza de sus casas y el trazado medieval de sus calles ha hecho posible la rememoración y el reencuentro en el presente con nuestros antepasados. Su nombre procede del vocablo “Al bereka” que significa “lugar de aguas”, por la abundancia de éstas en todo el término municipal. Parece ser que antiguamente recibió también el nombre de Valdelaguna.
BARCALA, ILUSTRE MÉDICO ALBERCANO
“Entre las bravías montañas de la Serranía de Francia se conserva en continuo revivir un pueblo: La Alberca; de calles tortuosas y empinadas, con altas y grandes casas de singular y típico entramonado, cuyos aleros, en constante promesa de caricia, parece como si intentasen fundirse en un abrazo… Tiene Plaza, de tan característicos y antañones soportales, que hicieron decir a Ortega y Gasset al contemplarlos: La época actual, no obstante sus pretensiones de riqueza y prurito de lo confortable, no puede hacer un alarde semejante “. Un año después de la proclamación de Conjunto Histórico Artístico en la revista Horizonte de 1941.

LA PLAZA PORTICADA
Es de planta irregular en todos sus lados. Sus fachadas están recorridas por dos series de balcones iluminadas por el resplandor de la blanquecina cal, con sus soportales y sus hileras de columnas de granito y con el crucero que la preside. La Plaza Mayor mantiene un equilibrio y armonía perfecto a través de la conjugación de la madera con el granito. Este gran sabor propio y personal le ha valido para conseguir la declaración de la villa de Monumento Nacional. Los balcones de madera y sus casas encaladas conforman el paisaje urbano de la población. Es el eje principal de La Alberca y desde donde parten todas sus calles. Hacia el sur, se extiende el Barrio Nuevo y hacia el norte, el barrio del Castillo que se levantó sobre un castro prerromano.

EL CRUCERO
Es una magnífica pieza que se alza sobre un triple escalón decreciente. Se eleva sobre él el fuste monolítico de su columna que está profusamente decorada con la fina labra de las tallas de la pasión, escalera, martillo, látigo, clavos, etc. En la parte superior se halla el esbelto crucifijo con Jesucristo en la cara principal y la Virgen de la Soledad en la parte contraria. Sin duda, es la protagonista de cuantos festejos religiosos se realizan en su entorno en la actualidad.

EN LA PLAZA MAYOR
Se encuentra su consistorio, una casa que se dice perteneció al tribunal de la Santa Inquisición y que dispuso incluso de calabozos y otras muchas casas pertenecientes a nobles familias que detentaron el protagonismo de la vida pública de la villa en época bajomedieval. La originalidad de sus calles plazas y casas es fruto de una arquitectura popular que se ha mantenido inalterable con el transcurso de los siglos. La Plaza Mayor es el lugar de encuentro y de la vida social donde aún se llevan a cabo los sucesos más importantes de la localidad.

EL DÍA DEL CORPUS
Durante la celebración del día del Corpus esta plaza sirve de foro de reunión de los habitantes de la villa que se citan en masa para festejar la llamada Loa. Los balcones se visten de gala y se engalanan con ricos bordados y los albercanos se visten con sus mejores trajes. Trajes típicos que han sido consideradas como los más ricos de todo el país. Este festejo tiene una enorme tradición entre los ciudadanos de La Alberca y hunde sus raíces en la época altomedieval.

LA IGLESIA PARROQUIAL DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN
La Iglesia parroquial es uno de los edificios más emblemáticos de la villa. Es del siglo XVIII, salvo la cabecera y se debió al mecenazgo de los Alvarez de Toledo, cuyas armas se muestran imponentes en el escudo que preside el exterior de la capilla. Se edificó sobre la antigua iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que amenazaba ruina.

ARQUITECTURA POPULAR ALBERCANA
UNA RICA HISTORIA

En el siglo XIII existe documentación suficiente que acredita como la villa de La Alberca era de señorío real. Juan II donó su capa bordada en hilo de oro de la que se hizo una casulla. Esta casulla es la protagonista de la Misa del Gallo que se realiza en la localidad en la actualidad. Este mismo rey la donó en el siglo XV a la Casa de Alba. Ha dependido durante gran parte de su historia de Granadilla aunque ha gozado siempre de una gran autonomía. Las Hurdes han dependido de su Concejo hasta el año 1835.

LAS MUJERES ALBERCANAS
Entre los hechos históricos más relevantes se narra la victoria de las mujeres albercanas contra las tropas portuguesas del Prior de Ocrato, en el año 1465. Esta gran victoria se rememora en la villa con el pendón que se conserva, el cual fue arrebatado por éstas a los portugueses. En la actualidad y durante el segundo día de Pascua de Resurrección se invita al Duque de Alba para realizar el popular “trago” con el cual se conmemora la victoria.

ESTRUCTURA URBANA
Presenta un trazado urbano completamente irregular. La estrechez de sus calles y la utilización de granito con materiales perecederos como la madera le confieren un aspecto especial. Sus casas arquitrabadas dispuestas de forma irregular con sus calles laberínticas de voladizos salientes y el agua corriendo por éstas forman un espectáculo digno de contemplación. Partiendo desde la Plaza Mayor en dirección al sur se abre el Barrio Nuevo y hacia el norte, el barrio del Castillo.

P.MANUEL MARIA DE LOS HOYOS
Este ilustre albercano, padre dominico, que realizó todo un estudio exhaustivo sobre una población que estimaba sobremanera señaló la siguiente distribución urbana en el año 1946: “…Barrera, Pedregal, Mural del Castillo, la de Atrás, la de la Petalla, Amargura, etc. Como contraste a la empinada del Llanito, existe la Llana; además el bello rincón de Las Espeñitas (la calle con escaleras) y la antigua de Cruza dardos, que va desde la del Medio a la Plazuela del Llanito”. Aunque esta nomenclatura ha ido variando con el paso del tiempo todos los albercanos recuerdan con nostalgia esta división.

CASA TÍPICA
Las casas albercanas presentan una tipología propia que la hacen diferente a otros pueblos serranos. Esta arquitectura popular se centra en complejas viviendas levantadas a base de piedras graníticas procedentes del entorno y geométricos entramados de madera. Granito y madera de castaño se convierten en los elementos fundamentales de la construcción albercana. Se ha dicho que el conjunto de estas construcciones propias de La Alberca formarían lo que se podría denominar una estructura típica de una judería, por lo complicado, laberíntico e intricado de sus calles y no faltan quienes la asemejan con un arrabal musulmán.

LOS DINTELES
Los muros y marcos de las puertas se realizan a base de piedras y lanchas de granito que dan robustez y sobriedad a la construcción. Los dinteles refuerzan esta monumental disposición. Éstos aparecen cincelados y en ocasiones presentan el año de construcción de la propia vivienda en una inscripción labrada con dedicación y entretenimiento. En las instancias inmediatamente superiores se hallan las dependencias nobles de las casas. Los tejados se disponen frente a frente como si quisieran tocarse. La proximidad de las viviendas crea todo un juego de contrastes de luces y sombras digno de contemplar.

LA FACHADA Y EL INTERIOR
En la fachada se utilizan materiales austeros como piedra y argamasa para rellenar el entramado de madera principal. Este suele aparecer con la desnudez y el color propio del barro o bien pintado con blanqueantes como la cal, lo que le da un esplendor especial. Una vez en el interior nos embargará esa sensación que produce atravesar el umbral de lo presente para retroceder en el tiempo con deleite y satisfacción. Arquitecturas robustas, austeras dependencias, antiquísimos objetos culinarios y otros tesoros que convierten su interior en un verdadero museo digno de ser visitado.

LA ERMITA DE MAJADAS VIEJAS
Es uno de los lugares más evocadores de toda la Sierra de Francia. Majadas Viejas es un campo compuesto de grandes rocas de granito que emergen en medio de un tupido bosque de robles y castaños. Casi en la misma entrada de la ermita hay un grupo prehistórico. Cada fiel que entra en ella arroja una piedra al montón que está coronado por una cruz y reza una salve. Con este rito el ser humano se desprende de lo material y se adentra en lo celestial o divino. En una de sus cavidades se encontró la imagen de la Virgen de Majadas Viejas que se venera en la iglesia parroquial. La ermita conserva el primitivo pórtico románico y algún elemento visigótico.

LA ERMITA DE SAN MARCOS
Cerca de la anterior se halla la ermita de San Marcos situada sobre un espolón encajonado en el curso del río Francia. La ermita se encuentra en ruinas y ha sido sometia a un denigrante expolio y saqueo por parte de los desalmados que transitan por estas tierras.
volver a inicio

Para el viajero

Vete de viaje con la última tecnología

GIF Logo Logitravel

Vueling

Air France

Hotels.com

KLM España

Lufthansa

Viajes Marsans