Web de Viajes y + | Sobre webdelviajero.com | Contacta con nosotros

volver a inicio

Destinos

Gastronomia

Ocio

Rutas monumentales

Rutas naturales

Viajes

DIRECCIONES INTERESANTES

Aplicaciones Online

Boletines Digitales

POSTs para Agencias

Notas de Prensa

Rincón de Noticias

Soluciones B2B

Canal Compras

Canal Comunicación

Canal Viajes

Canal Noticias

Canal Agencias

Canal NP

Canal Boletines

Canal Aplicaciones

Canal Información

webdelviajero en Facebook
LA TIENDA 902026372

Radio SonicSpace CD/MP3/SD/USB con altavoces 28W RMS en ibericshop.com
RADIO SONICSPACE CD/MP3/SD/USB CON ALTAVOCES 28W RMS EN NEGRO RADIO AM/FM CON LECTOR DE CD ...
volver a inicio
San Martín de Mondoñedo
San Martín de Mondoñedo es un conglomerado de influencias, cuyo eclecticismo responde a razones históricas, y por ello es un producto más propio de la historia que de un maestro en concreto.
Con la llegada de los árabes en el siglo VIII, el obispo - abad de Dumio se refugió en Mendunieto, lugar retirado de la comarca de Britonia. Cuando los árabes se marcharon, llegó el momento de restaurar la sede britoniense. Alfonso III fijó una nueva sede, y el último obispo de Dumio, expulsado de su diócesis por la invasión árabe, solicitó al rey la solución a su situación, lo que éste hizo uniendo Dumio y Britonia, -cuyo último obispo residente en Asturias había muerto-, en Mendunieto, otorgandole las tierras que antes tenía Britonia en Galicia, mientras sus dominios en tierras asturianas pasaron a la diócesis de Oviedo. Así quedo erigida en el siglo IX la sede mindoniense..El obispado permaneció en Mindunieto desde 866 hasta 1112, y en ese intervalo se construyó la actual iglesia. La tradición atestigua que fue San Rosendo, muerto en 977, el que erigió la iglesia, lo que podría ser cierto para las partes más antiguas. En 1112 pasó a Valibria, hoy Mondoñedo, la sede episcopal, lo que supuso un duro golpe para San Martín, ratificado por el documento de la reina doña Urraca de 1117 en el que confirma a la nueva sede en sus posesiones.

La iglesia reparte su espacio interior en tres naves y un crucero, mediante una doble línea de tres machones, de los que el par más cercano al crucero, con bases circulares, lleva columnas adosadas, mientras que los dos pares restantes, de bases cuadradas, tienen adosadas pilastras rectangulares. Las naves de la iglesia se cubren con arcos forneros de medio punto, apoyados en una cornisa que rodea los machones. De estos, los más cercanos al crucero sustentan, mediante preciosos capiteles, los arcos que parten en sus cuatro direcciones. De este modo marcan la línea del crucero y forman el apoyo para la bóveda que, sobre trompas, lo cubre. La bóveda es posterior, sucesora, probablemente de la torre que quizá coronaba el crucero hasta que probablemente se desmoronó.

Los tres ábsides no ofrecen grandes particularidades por el interior. De líneas sencillas y armoniosas, los tres se cubren con bóveda de cascarón y con ventanas, una en los laterales y tres en el central.. La sencillaz interior contrasta con el exterior, ya que se unen los tres ábsides, la zona sobresaliente de los brazos del crucero, la cúpula y los contrafuertes exteriores, del siglo XIX. Es un conjunto magnífico, pero pesado, y los contrafuertes, que amparan los ábsides, también impiden su visibilidad.

LAS JOYAS DE SAN MARTÍN
Los elementos más importantes de esta iglesia son los capiteles, que representan escenas muy variadas: de caza, bíblicas, de motivos vegetales, animales, etc. Los capiteles son los elementos de mayor personalidad de la iglesia.

Y por último el retablo pétreo, con el que están relacionados los capiteles, y que se encuentra colocado en el ábside central, a modo de sede, como queriendo recordar lo que fue San Martín: sede episcopal.
volver a inicio

Para el viajero

Vete de viaje con la última tecnología

GIF Logo Logitravel

Vueling

Air France

Hotels.com

KLM España

Lufthansa

Viajes Marsans